brand

Al iniciarse en el mundo del marketing, uno se da cuenta de que una marca no tiene por qué ser de una gran multinacional que hace spots de televisión larguísimos y que está constantemente en boca de todos por su gran magnitud. Una marca puede ser una sola persona que pueda ofrecer algo a un consumidor (sea B2B o B2C). Esto puede ser un producto, un servicio o incluso la persona en sí misma. Nace, entonces, el concepto de Marca Personal.

¿Qué es?

También conocida como ‘Personal Branding’, la Marca Personal es el concepto de considerarse a uno mismo como una marca comercial. Esto significa que también tendrá el objetivo de diferenciarse del resto (la competencia) y así conseguir un mayor éxito profesionalmente. Aquí entra también la imagen mental que se suele tener de las marcas; la percepción que tengan de la nuestra será definida por cada acción que llevemos a cabo y por cómo la transmitamos, tanto offline como en el mundo digital. Para entenderlo más fácilmente, se podría estar hablando de nuestro perfil de redes sociales. Somos un conjunto de gustos, habilididades, imágenes y percepciones que harán que se nos valore como individuo y, por tanto, como marca.

¿De qué sirve tener una?

Si nos comportamos como una marca, el desarrollo que consigamos puede ser mucho más sencillo de valorar. Una Marca Personal bien definida puede llegar a fortalecer y potenciar los atributos que le hacen a uno único. Así se destaca en el entorno profesional y es más fácil alcanzar el éxito. Se debe analizar en primer lugar qué se quiere transmitir y el modo en el que queremos hacerlo. Por ende, al tener una Marca Personal, gestionarás y proyectarás la imagen que más te conviene para llamar la atención dentro del ámbito que quieras y así recibir reconocimiento.

¿Cómo conseguir tenerla?

Igual que en cualquier estrategia de marketing para una marca, hay que realizar unos pasos para conseguir los resultados que esperamos. En primer lugar, tendrás que definir tus objetivos; si no sabes dónde quieres llegar, no podrás ir hacia ningún lado. Decide cuáles son prioritarios o más inmediatos para ti para que te sea más fácil organizarte. A esto debe seguirle determinar el público al que te vas a querer dirigir y, además, decidir cuál va a ser tu mensaje y el tono con el que lo llevarás.

Ahora que ya tienes los pasos más clásicos, viene la parte más compleja. Debes diseñar una imagen corporativa. Esto significa que consigas que un elemento gráfico se relacione y se identifique contigo. Empieza a planificar tus acciones; esto significa que lo hagas con tiempo y que no hagas movimientos sin una guía detrás. Si sigues este camino, en el momento de valorar tus resultados verás que es un análisis positivo.

La construcción de una Marca Personal empieza por conocerse a uno mismo y saber qué puedes ofrecer a los demás. ¡Aprende de ti y vuélvete una marca de éxito!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.