¿Qué es el branding?

Imagínate que te llamas Adela. Eres informática, tienes 38 años y los ojos azules. ¿Cuál es el prejuicio mental que nos crearemos de ti? Seguro que Adela es CIS, introvertida, muy blanca de piel (porque es informática y sale poco de casa), le gustan los videojuegos y si hay un día soleado se pondrá gafas de sol, porque a la gente con ojos claros el sol les molesta mucho. Adela es la marca y todo su universo, el branding

Ahora, vamos directamente a la teoría: definimos el branding como el proceso de construcción y definición de una marca. Es la gestión global de todos los elementos tangibles e intangibles que rodean a la marca con el fin de dotarla de personalidad, sentido y valores para que todo el mundo pueda conocerla, reconocerla y recordarla.  

El principal objetivo del branding es crear una imagen positiva en la mente de los consumidores con tal de conectar con el público objetivo e influir en sus decisiones de compra. Es por eso que implica acciones relacionadas con el propósito, el posicionamiento y los valores de la marca. 

La clave para que el factor emocional tome importancia es incluirlo en la propia marca, en la definición del propósito, la promesa y la personalidad. El producto debe incorporar elementos emotivos con tal de despertar emociones positivas en los clientes. Hoy en día es necesario vender productos que mejoren la vida de la gente, hay que hacerles ver, sentir y creer que nuestro producto es la solución a alguno de sus problemas

La esencia del branding es crear expectativas mediante la ilusión que culminen en experiencias de marca relevantes que satisfagan las promesas de la marca y generen vínculos estrechos con ella. 

A QUÉ RESPONDE EL BRANDING

¿Por qué? ¿Cómo? ¿Qué?

El por qué responde a la intención de la marca y a sus valores. Se pregunta por qué debería importarle a alguien o el motivo de su existencia. Una marca no puede ser del agrado de todo el mundo, por eso es necesario identificarse con un segmento de la población, y esta pregunta ayuda a hacerlo. 

El cómo responde a cómo comunica la marca, cómo se comporta y cómo se relaciona. El cómo representa la cultura propia de la marca, un conjunto de creencias compartidas por todos los que forman parte de la empresa y por aquellos que se sienten identificados con ella.   

El qué responde a la oferta de lo que la empresa ofrece (incluyendo desde productos hasta servicios). La respuesta a esta pregunta debería surgir cómo respuesta a las preguntas anteriores, nunca al revés. 

Estas tres preguntas tienen como objetivo crear un universo donde el consumidor se sienta a gusto, se sienta identificado y al que quiera pertenecer. Eso sí, debe ser un universo único, personalizado y enfocado al target de la marca.

¿Y cómo crearemos este universo? Buscando credibilidad y originalidad. Las marcas normalmente son proyecciones personales idealizadas de lo que queremos ser, incluso pueden llegar a ser utopías, y eso es algo que como marca debemos conocer. 

POR QUÉ HACER BRANDING

Un buen branding ayudará al consumidor a elegir tu marca, dejando de lado las diferencias del producto o servicio que ofrezcas. Te acabarán comprando no por lo que ofreces, sino por lo que eres y representas

Por lo tanto, la finalidad del branding es concebir una marca a largo plazo, creando un universo capaz de generar atracción en el público objetivo. 

Para MODO la perdurabilidad es fundamental. Construimos identidades sólidas y duraderas en el tiempo. Nos sumergimos en un proceso profundo, de análisis, de diseño y de estrategia. Por eso es tan importante “obsesionarse” en este punto. 

Es muy importante no pensar en una marca y en el branding como algo que se va a quedar estático una vez creado. Ambos evolucionan, crecen y los encargados de gestionarla tienen que ser capaces de adaptarse a las circunstancias y a un entorno cada vez más cambiante

¿Qué fue de Nokia, una de las marcas de comunicaciones y tecnología más importantes del siglo XX? No supo adaptar ni su marca ni su branding a los nuevos tiempos donde estaban apareciendo nuevos mercados: los millennials y los nativos digitales, generaciones que utilizaban los teléfonos móviles para interactuar en redes sociales. 

Queda claro que el branding no es algo que tenga una visión a corto plazo, pero facilitará enormemente el éxito a largo plazo. Así que, ¿es necesario hacer branding? Sí, indudablemente

Compártelo en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No Comments

Post A Comment